Tutorial básico sobre aduanas

Aunque en anteriores posts ya hemos hablado del despacho de aduanas, y a pesar de ser más conocida la función recaudatoria que han desempeñado tradicionalmente las aduanas, las administraciones de aduanas también tienen una función importante de protección de la sociedad.

Las aduanas apoyan la economía de la UE cuando necesita protección contra, por ejemplo, mercancías subvencionadas o que han sido objeto de dumping o falsificaciones.

Los servicios de aduanas no sólo actúan para proteger la salud pública contra las sustancias peligrosas para la salud,  también garantizan la protección del medio ambiente (radioactividad, residuos) y las especies amenazadas.
Las aduanas también actúan contra las actividades delictivas como la pornografía infantil, el comercio ilegal de armas o productos de doble uso, el blanqueo de dinero y la elusión de sanciones internacionales (embargos). 

Las aduanas también protegen los intereses económicos de la sociedad luchando contra el fraude (en materia de recursos propios, IVA e impuestos especiales) y garantizando la aplicación correcta de los instrumentos de la política agrícola y comercial (restituciones a la exportación, derechos antidumping, permisos de importación y exportación).

Obligaciones de información en el comercio exterior


En un mundo cada vez más globalizado y con compañías más internacionalizadas las administraciones tributarias de todos los países de nuestro entorno (OCDE) llevan años centradas en controlar el fraude fiscal para evitar tanto la fuga de rentas sujetas a imposición a otras jurisdicciones de baja tributación como para detectar el patrimonio no declarado.  
Al respecto, en los últimos tiempos la Administración Tributaria española no ha hecho más que incrementar las obligaciones de información en las operaciones de comercio exterior. En concreto, en los últimos cuatro años se han aprobado, entre otros, los siguientes modelos para informar de las transacciones, pagos o patrimonio en el exterior:

  • Modelo 720 a presentar ante la Agencia Estatal de la Administración Tributaria (AEAT) mediante el que se informa sobre los bienes y derechos situados en el extranjero de personas físicas y jurídicas que residan en territorio español a 31 de diciembre.  En concreto, los obligados tributarios deben declarar los siguientes tipos de bienes o derechos: (i) Cuentas bancarias situadas en el extranjero, de las que sean titulares o beneficiarios, o en las que figuren

linkedin