Auto diagnóstico

Seamos sinceros, tenemos que  tener claro a la hora de internacionalizar una empresa si realmente disponemos de los recursos necesarios para tener éxitoTenemos que ser conscientes de que la exportación no debe depender de realizar operaciones puntuales sino de la capacidad de satisfacer la demanda de un producto en el tiempo. Por lo tanto hay que hacer un auto diagnóstico de la empresa profundo y objetivo y ser conscientes de la inversión inicial que vamos a tener que aportar.

Nos debemos parar en cuatro puntos. Estos puntos nos darán un visión global de la empresa y serán el primer paso para desarrollar el plan de internacionalización:
  • Evolución de la cifra de negocios en el mercado actual. Tenemos que analizar  la progresión que han tenido las ventas en los últimos años. Este índice, cuantitativo no permite evaluar la salud de la empresa ni su gestión, pero podemos compararnos a la competencia y ver la importancia real que tenemos en el mercado. Esto nos llevará a una serie de preguntas: ¿La cifra de negocio es creciente o decreciente? ¿Está estancada? ¿Cuál es la previsión de futuro?  ¿Hay actualmente posibilidades para nuestros productos en el mercado actual?
  • Evolución de la cifra cash-flow. Es decir, la evolución de  los beneficios netos de la empresa (incluidas las amortizaciones y las provisiones). ¿Está bien estructurado nuestro flujo de cobros y pagos? ¿Cuál es nuestra liquidez disponible?  
  • Evolución del margen de beneficio. Aumentar las ventas y tener unos beneficios estancados o negativos puede ser una señal clara de que el mercado actual está agotado.
  • Evolución de los costes fijos y variables. En muchas ocasiones las empresas producen con unos costes fijos altísimos y este puede ser uno de los principales problemas a la hora de exportar. Una posible solución es la externalización de servicios. La externalización  permitirá que la dirección de la empresa y su equipo humano se concentren en su actividad clave, reducirá los gastos de la empresa y mejorará la calidad de los servicios.
Las conclusiones que se obtengan de estos puntos  serán  cuantitativas y cualitativas y debemos estudiarlas detenidamente.


Síguenos en Twitter @com_exterior
Mándanos un correo a elblogdecomercioexterior@gmail.com



Plan de Internacionalización


No nos engañemos, la internacionalización es un proceso a largo plazo que afecta gradualmente a las diferentes actividades y a toda la organización de la empresa.Su finalidad es exportar productos o servicios a otros mercados, y para ello necesitamos una estrategia: un plan de internacionalización. 

Un plan de internacionalización es un documento que recoge las capacidades de la empresa, la información sobre el entorno internacional y de los mercados de destino. Es un plan de acción para reducir el riesgo y el grado de incertidumbre. Antes de que una empresa salga al exterior, el plan de internacionalización nos determinará si el proceso es factible o no.

El plan va a ser nuestra hoja de ruta, nos va a indicar como vamos a comenzar y actuar  en un mercado exterior, estableciendo los diferentes procesos que tendrán lugar.
El plan de Internacionalización es un documento vivo que está sujeto a cambios, ya que es de vital importancia ser capaz de maniobrar y enderezar el rumbo del proceso en el caso de que sea necesario.

El plan que desarrollaremos tiene 4 fases diferentes de gran importancia en las que debemos:

1. Estudiar la capacidad exportadora de la empresa.
2. Analizar  el entorno internacional. 
3. Estudiar los mercados seleccionados.
4. Establecer un programa de implantación en el mercado elegido.

En futuros post explicaremos el desarrollo de estas fases, sus posibles complicaciones y soluciones.

Síguenos en Twitter @com_exterior
Mándanos un correo a elblogdecomercioexterior@gmail.com

Imágen cedida por GettyImages

linkedin